Madrid

Las cándidas, causas y remedios naturales

Hoy quiero hablarte de un problema recurrente en muchas mujeres y del que se habla muy poco: las cándidas y sus brotes. Para mi fue un problema frecuente y en sus periodos más intensos limitó mi día a día, reduciendo mi productividad y el disfrute de una vida sexual plena. Después de un largo camino hacia el autoconocimiento e investigando las causas que me llevaban a continuos brotes y recaídas, me gustaría compartir contigo todo lo aprendido en este viaje, esperando que pueda ayudarte.

¿Cuáles son algunos de los síntomas de las cándidas?

  • labios de la vulva irritados
  • picor vaginal
  • flujo blanco espeso tipo yogurt
  • antojos de azúcar y alimentos hechos con harinas
  • dolor en la penetración

¿Qué remedios existen?

Por años traté las cándidas con óvulos y antibióticos y terminé convirtiéndome en esclava de esos medicamentos, incluso poco a poco bajaron su efecto debido al uso frecuente que hacía de ellos. Mi relación con las cándidas cambió cuando me paré a pensar el por qué de esas continuas cándidas y reflexioné sobre las causas de esos brotes y si notaba algún momento en concreto en el que ocurrían. En mi caso, está relacionado sobre todo con periodos de estrés intenso, cuando no me cuido y no escucho a mi cuerpo, queriendo hacer más de lo que está en mis fuerzas y no respeto a mi cuerpo y sus tiempos. Otras veces me ocurre cuando tengo las defensas bajas, o después de relaciones sexuales con penetración. Hay personas que también lo notan antes de que les baje la regla o al insertar copa o tampón durante el ciclo menstrual. Cualquier cosa que te resuene o que hayas detectado en tu situación, te invito a hacerte esta pregunta y ser lo más honesta posible contigo misma para poder abordar el problema desde la raíz. Ser sincera conmigo misma y localizar el por qué y en qué momentos concretos me ocurrían los brotes de cándidas ha sido un punto de partida esencial para poder cuidarme más y encontrar remedios naturales que pudieran ayudarme antes de que el problema fuera más grave y tuviera que tomar medicamentos.

Aquí te dejo algunos remedios naturales que me han ayudado y me ayudan al día de hoy a prevenir las cándidas y sus brotes:

Alimentación: Evitar o bajar la ingesta de azúcar, harinas refinadas, alimentos procesados (refrescos, bollería etc) ya que los hongos se alimentan de azúcar. Cuando aparecen brotes de cándidas, es conveniente comer lo más saludable posible, evitar cualquier alimento indicado arriba así como fruta muy dulce (melón, higos, ciruelas, uvas). Comer poco y liviano y beber mucha agua. Si quieres saber más sobre cándidas y alimentación, te aconsejo la cuenta de instagram de  @foodgreenmood

Higiene íntima: evitar jabones y lavarse con agua (esto es un consejo que se puede aplicar para todos los días pero durante los brotes aún más)

Vestimenta: utilizar bragas de algodón y si estás en casa evitar ponerse bragas para que tu vulva pueda respirar lo más posible, utilizar vestimenta cómoda y evitar ropa muy apretada (vaqueros, leggins ajustados, medias)

Autoescucha: en estas épocas es más importante que nunca tratarse con suavidad y amor, bajar el ritmo de vida y encontrar el bienestar a través de la lentitud y la auto observación. Encuentra tus maneras de cuidarte y darte mimos en los días de brote e intenta integrar esas rutinas y rituales en tu vida, para no limitar el autocuidado a cuando tienes un problema de salud, sino integrarlo en tu vida para que esos episodios no vuelvan a ocurrir. Algunos rituales que te aconsejo son: darte un baño relajante, hacer ejercicios de yoga y movimientos enfocando tu atención en la zona genital, meditar y hablar con tu vagina, escribir lo que sientes cuando tienes cándidas y en general investigar sobre lo que necesitarías para estar mejor.

Antes de ponerte óvulos te aconsejo poner aloe vera dentro y fuera de la vágina antes de irte a la cama, hacerte baños de vapores (yo suelo echarle lavanda y salvia) y exponer tu vagina a la luz del sol. 

Estos consejos te sirven para prevenir la llegada de las cándidas o curarla antes de que sea muy grave, pero si el problema persiste te aconsejo acudir a un ginecólogo u cualquier especialista que pueda ayudarte .

Me encantaría poder escuchar sobre tu experencia y si ya conocías estos remedios 🙂

Madrid

DE CÓMO VOLVÍ A SENTIR MI CUERPO

Estoy sentada en el sofá en casa de mis padres, acabo de comer. Me siento inquieta, como si tuviera un nudo en el estómago, estoy temblando. Me muerdo los labios pensando en lo que acabo de comer. Un poco de arroz con una cucharada de salsa de tomate. Quizás haya puesto demasiada cantidad, la próxima vez mejor hacerlo solo con aceite y sal. Y media manzana. La otra la comeré por la tarde si tengo mucha hambre. Igual he comido demasiado, ¿cómo pienso poder adelgazar si sigo comiendo?

Intento distraerme con una llamada, mirando una serie en la tele, pero tengo muy claro dónde está realmente mi atención. ¿Y si lo hiciera solo esta vez? Va a ser la última, nadie se va a enterar..Al final no es tan grave como lo pintan, me están agobiando con este tema pero yo controlo la situación, soy yo quien elige cuando puedo parar. 

En aquel momento no entendía la dependencia que me producían los atracones, sobre todo por la sensación de libertad que me generaba. No sabiendo cómo gestionar mis emociones, lo que hacía era vomitarlas literalmente, sacar todas las exigencias que tenía, soltar el control y liberarme del peso que sentía, de la angustia por no ser perfecta, de esa estructura tan cuadriculada que me imponía. 

Y así pasé muchos años de mi adolescencia, contando las calorías de cualquier cosa que ingería, sintiéndome culpable por comer esto o lo otro, mirándome al espejo y viendo una imagen distorsionada de mi misma, recurriendo a los atracones cuando podía para desahogarme y cuando no, intentando comer lo menos posible. Durante mucho tiempo no pude darme cuenta que era perfecta tal y como era, que ser REAL era el mejor regalo que podía hacerme..Qué no hacía falta estar siempre impecable, combinar las bragas con los calcetines, los zapatos, el bolso, los pendientes…Que podía ser una niña estudiosa y responsable solo si así lo quería, que no tenía que ser la mejor en todo o ser la más delgada. No tenía que acertar siempre con mis decisiones, ser la que más gusta a los chicos, estar siempre de buen humor. Lo que recuerdo de aquellos años es que estaba apagando mi brillo, mi chispa, mi esencia. Estaba luchando contra mi misma para ser el producto ideal de una sociedad patriarcal y capitalista, una sociedad que constantemente quiere más y más de las mujeres y en la que nunca llegarás a alcanzar el ideal que requieren, porque siempre te pedirán algo más, algo más, algo más. 

A este propósito, quiero compartir contigo un párrafo del libro de Nuria Varela “Feminismo para principiantes”, en el que ella entrevista a una mujer que tuvo durante muchos años problemas de anorexia y bulimia:

A este propósito, quiero compartir contigo un párrafo del libro de Nuria Varela “Feminismo para principiantes”, en el que ella entrevista a una mujer que tuvo durante muchos años problemas de anorexia y bulimia:“La anorexia no se cura equilibrando el peso de la enferma, hay que equilibrar a la persona y de paso, a una sociedad que esclaviza a las mujeres que quisieron ser libres y están presas de la moda, doblegadas por una cultura que las predetermina, que les impide la libertad de ser, de elegir su propio destino Estas chicas son excelentes estudiantes, muy rígidas en su forma de pensar, muy estructuradas. La sociedad busca, fomenta, mujeres perfectas y las niñas reciben esta presión, pero cuando llega la adolescencia se quiebran porque no son capaces de seguir las exigencias de su entorno tanto en rendimiento escolar como en imagen. Son las enfermas del desencanto de un mundo que un día les susurró que era mujeres libres cuando sólo pretendía esclavas, sumisas consumistas, adornos bonitos sin fuerza para correr ni músculos para luchar”

El darme cuenta de que no era yo la que realmente estaba decidiendo por su vida y el trabajo que empecé a hacer para quererme más y de verdad, junto al despertar de una conciencia feminista y el amor de las personas a mi alrededor, fueron las claves para ser compasiva conmigo misma y empezar a conocerme, dándome la mano y no luchando contra mi. Después de diez años de haber superado esa enfermedad, es la primera vez que escribo sobre ello y sobre la relación que tuve con mi cuerpo, y lo hago ahora porque creo que hace falta compartirlo, siendo un problema cada vez más común. También espero que mi experiencia te haga reflexionar sobre la relación que tienes con tu cuerpo; aunque no hayas pasado por mi experiencia, es probable que, de alguna manera, seas exigente y severa con tu cuerpo y con tu juicio hacía él, sin que muchas veces te des cuenta de ello. 

Te pregunto, ¿Por qué te cuidas? ¿Cuántos actos, de entre todos los que haces para cuidarte  (comer bien, hacer deporte, utilizar productos o cierta vestimenta) son realmente para tí, y cuántos para parecer guapa y aceptada en esta sociedad? ¿Qué piensas de tí cuando te miras al espejo? ¿Cuánta compasión tienes hacia ti misma?

Madrid

RUTINAS MAÑANERAS PARA EL EMPEZAR EL DÍA DE MANERA CONSCIENTE

Recuerdo que hace un año (y a día de hoy a veces sigue siendo así!), mis mañanas empezaban como una verdadera pesadilla: despertándome a último momento, corriendo de arriba a abajo para no llegar tarde a trabajar y llegando a la oficina con hambre porque no me había dado tiempo desayunar. Aún así, no me explicaba por qué tenía dolor de cabeza por las mañanas y una sensación general de desubicación y falta de concentración. Gracias a la suerte que he tenido de poder parar un año y tomar la vida con más calma, he desarrollado una rutina mañanera que se adapta mucho más a mi ritmo natural y a mis necesidades, y ahora es uno de mis momentos favoritos del día. Con hacer solo una de las siguientes cosas que te propongo, verás como tu mañana va a empezar de manera completamente distinta!

Mantener el móvil apagado hasta después del desayuno (una hora más o menos desde que te despiertas): sé que para muchos es difícil y para mi también sigue siéndolo, pero de esta manera podemos conectarnos primero con nosotros mismos y luego con lo que hay a nuestro alrededor y estar preparados a recibir información a través de whatsapp, llamadas, redes sociales, periódico etc. Si por alguna razón personal o profesional no es posible para tí tener el móvil apagado, silencia whatssapp (o por lo menos los grupos) y evita conectarte a las redes sociales

Pensar en tres cosas que tengas en tu vida por las que puedas sentirte agradecida: este ejercicio es muy sencillo y nos hace reflexionar sobre las cosas positivas que ya tenemos en nuestra vida y que muchas veces pasan desapercibidas. Puedes hacerlo desde tu cama hablando contigo misma o en voz alta, o si prefieres puedes escribirlas para volver a leerlas antes de irte a dormir. El efecto de esta sencilla dinámica es recrearte en lo positivo desde que te despiertas y cultivar la gratitud. No tienes que buscar ejemplos de gran valor para agradecer, pueden ser acciones muy sencillas pero que tienen una gran importancia como tener agua y comida, un cuerpo o cerebro sano, brazos para abrazar, ojos para ver las cosas bonitas que tienes a tu alrededor. Simplemente agradece por lo que se te ocurre en el momento.

Escribir las páginas de la mañana: se trata de escribir 3 páginas a vuelapluma en cuanto te despiertas y hacerlo todas las mañanas. No hay que pensar mucho sobre lo que quieres decir, simplemente escribir estas páginas siguiendo el flujo de tus pensamientos. Puedes escribir cualquier cosa que se te pase por la mente, aunque sea la lista de la compra o lo que tienes que hacer durante el día. Si no se te ocurre nada, hasta puedes repetir la misma frase hasta que se acaben las tres páginas. Estas páginas no tienen que ser brillantes, inteligentes o creativas y no hay una manera correcta de escribirlas, son para tí y sirven para quitar de la cabeza todos esos pensamientos y preocupaciones que nos impiden centrarnos y fluir durante el día. Nos permiten plasmar en el papel nuestras ideas, pensamientos, miedos, negatividades y ir más allá de ellas 

Activar el cuerpo: Hacer ejercicio por la mañana tiene un doble beneficio, ya que por un lado nos hace despertar (yo desde que lo hago no necesito café por la mañana) y por el otro nos permite entrar en conexión con nuestro cuerpo, activarlo y así reconocer nuestra presencia en el presente. El ejercicio mañanero nos proporciona energía para afrontar el día y la calma necesaria para enfrentarnos al trabajo o liderar situaciones de estrés y nos ayuda a centrarnos. Puedes hacer ejercicios de cardio, yoga o lo que más te gusta, pero mi consejo es hacer algo que te active y al menos 15 minutos. Yo por la mañana suelo hacer estiramientos, unos saludos al sol y otras posturas, dependiendo del tiempo que tengo, y postraciones. SI te pueden servir, las cuentas que sigo de yoga en instagram son: xuanlanyoga (también tiene videos muy buenos en youtube), carlasanchez.well, reinodeanita, gracecbuddy, raquelmcastilloo, lostinthevillage

Meditar: entrenar la mente y practicar la atención consciente es una de las mejores maneras para empezar el día. A veces cuesta  hacerlo, pero puede ser útil empezar a meditar por poco tiempo al principio y entrenar de manera programada y progresiva, respetando las limitaciones que se pueden encontrar. Lo único que necesitamos es tiempo, práctica y amabilidad con nosotras mismas. A mí me gusta meditar un rato después de la actividad física y por la tarde antes de ducharme o cenar para ir relajándome antes de ir a dormir. Suelo practicar la meditación vipassana aunque en los días en los que me cuesta concentrarme me gusta poner mantras 

Preparar un desayuno que te guste: el desayuno es mi momento de autocuidado favorito.

Representa un ratito especial conmigo en el que no voy de prisa y me dedico el tiempo que necesito para elegir lo que quiero comer, preparar lentamente el desayuno paso a paso y degustarlo con cariño. ¿Qué tal si tomas un momento para conectar con tus sentidos, mirar lo que has preparado con amor, olerlo y saborearlo como si fuera la primera vez que pruebas algo parecido? Hacer de la comida un acto consciente puede ser un verdadero regalo para empezar el día. Aquí te dejo mis opciones favoritas para desayunar, igual te sirven de inspiración: tostada con aguacate, yogurt natural con fruta fresca y frutos secos, pan con nutella casera y fresas, tortitas de plátano con crema de cacahuetes y arándanos, smoothies de mango u otra fruta, bizcocho de zanahoria casero con una fruta..También te dejo algunas cuentas de instagram que sigo y que pueden darte más ideas: comidareal, futurlife, tictacyummy, tamarofranco, realfooding

Programar el día: hacer una lista de las tareas de tu día, dividiéndolas según lo que puedes agendar y posponer para más adelante, lo más urgente, que es necesario hacer de manera inmediata, las cosas que puedes delegar y la “papelera”, donde entran las cosas que puedes eliminar o dejar a un lado hasta que adquieran más importancia. Este método se llama Cuadrante de Eisenhower y personalmente lo encuentro muy útil para poder priorizar las tareas y para mí, que tiendo a ser perfeccionista y autoexigente, me da un cuadro real de las cosas más importantes y las que pueden esperar. Si eres como yo, otro ejercicio que te puede venir bien es escribir al final del día todas las cosas que has hecho, ya que seguramente has realizado muchas más tareas de las que crees 

Estas son las rutinas que me ayudan a empezar el día de manera más consciente y sintiéndome mejor. A veces no puedo hacer la rutina completa e intento priorizar algunas de las actividades según como me sienta y lo que más necesito en ese momento. Como siempre, se trata de escucharse y auto-observarse para entender tus necesidades y actuar desde allí. No hay una rutina correcta sino encontrar la que a ti te funcione 🙂

Madrid

DEBORAH FELDMAN Y cómo actua el patriarcado en la comunidad jasídica

Después de ver la serie Unorthodox, quiero hablarte de Deborah Feldman, la mujer que hay detrás de los cuatro episodios que puedes ver en Netflix y en la que está inspirada la serie.

Ella nace y vive 23 años en la Comunidad Satmar, formada por judíos ultraortodoxos sobrevividos al Holocausto y en su mayoría húngaros, que creen que el Holocausto fue un castigo divino debido a la asimilación de los judíos con el resto de personas y al sionismo. Con el propósito de prevenir otro castigo similar, crean unas normas de vivir mucho más estrictas que cualquier otro estilo de vida judío para poder apaciguar a Dios y evitar otra catástrofe. Esta premisa es necesaria  para entender el ambiente de la comunidad y sobre todo como este estilo de vida puede resultar particularmente hostil para las mujeres. El papel de estas en la comunidad es esencial debido a su capacidad de generar vida y por consiguiente de asegurar poder y estabilidad a la comunidad. Esto explica la fuerte política de control que se efectúa hacia las mujeres para que estas vivan con el miedo constante a hacer algo malo o a ser castigadas, y por eso obedecen a las reglas que las quieren sumisas. 

Deborah Feldman nos cuenta su experiencia en su autobiografía y nos explica de qué manera se ejerce el patriarcado, la violencia y la violación de los derechos humanos hacia las mujeres.

En primer lugar, lo más importante es mantener a la mujer fuera del espacio público y de la educación, recluyéndola en la esfera privada para que pueda ser una perfecta ama de casa. Para asegurar que las mujeres formen pronto una familia y que esta sea lo más numerosa posible, los jóvenes se casan por matrimonio organizado entre los 17 y 19 años, y la mujer pasa de la propiedad familiar a la del marido, negándole durante toda la vida la independencia y la posibilidad de elegir por sí misma. En el caso de Deborah, ella se casó a los 17 años con varias dificultades, ya que su madre se escapó de la comunidad cuando ella tenía 3 años para mudarse a Berlín y vivir una historia de amor con otra mujer. Lo que no contaron a Deborah, es que engañaron a la madre a la hora de casarse con el padre, en cuanto le ocultaron que él sufría de un retraso mental. Al ser un matrimonio organizado y visto que los dos se vieron directamente el día de la boda, viviendo ella en Inglaterra, la madre se enteró de los problemas del marido sólo después de casarse con él y hablarle en persona. Debido a esta “mancha” familiar, para Deborah no fue fácil encontrar un pretendiente, ya que ella representaba todos los fracasos de su familia y por lo tanto no era un buen partido. Finalmente se promete con un chico de su edad al que solo ve tres veces antes de casarse, y como ella misma cuenta “al llegar a la boda ya no me acordaba de su cara”.

Deborah Feldman con su marido y su hijo

Antes de casarse, la mujer es educada para ser buena esposa a través de las “clases espirituales”, donde aprende la importancia de agradar a su marido para que él se sienta a gusto en casa y tengan claro su papel de sumisión dentro del hogar. También se le enseña el “acto de la reproducción”, en el que se explica a través de metáforas como funciona el cuerpo de la mujer y el acto sexual con el solo fin de la reproducción y tener el mayor número de hijos. Eso sí, sin olvidar que hay que hacer sentir al hombre como un rey en la cama. Deborah cuenta de la dificultad de entender las explicaciones que le deban acerca de la sexualidad ya que hasta ese momento estaba convencida de no tener sexo. Ella misma cuenta: “Nadie nunca me dijo la palabra sexo ni vagina. (Al llegar la primera noche juntos) No teníamos idea. Pensamos: ‘Funcionará’. Nunca funcionó”. El viernes por la noche, víspera del sabbath, es el día establecido para tener sexo y las mujeres no pueden quitarse de esa obligación, a no ser que tengan la regla. Y aquí se abre otro escenario de la vida de la mujer en la comunidad Satmar y de su invisibilidad durante el periodo de la menstruación: en ese tiempo, la mujer no puede ser tocada, ni siquiera el marido puede coger un plato de su mano y no pueden estar sentados juntos en el mismo sofá. Ella tiene que asegurarse de no tener hasta la mínima mancha antes de poder volver a tener relaciones con su marido, y es el mismo rabino quien se encarga de controlar las bragas de las mujeres y decretar si ya no son “impuras”.

Después de casarse, a las mujeres se les rapa el pelo para que no llamen la atención de otros hombres

A raíz de todo lo que hemos visto, es interesante notar la constante contradicción de la comunidad jasídica a la hora de ver el cuerpo de la mujer: por un lado se les dice que su cuerpo es sucio y llevan el demonio dentro, y por el otro se representa su cuerpo como algo sagrado y especial por su capacidad (y obligación) de generar vida. Así, las mujeres viven toda su vida dividas entre la disponibilidad total y la sumisión que deben a su marido durante dos semanas del mes, y el sentimiento de culpabilidad, suciedad e invisibilidad durante el periodo menstrual, generando en ellas un bucle de inseguridad, dependencia y violencia psicológica que lleva muchas veces a la depresión, aislamiento, envidia y división entre las mismas mujeres. 

Deborah Feldman tuvo el coraje de abandonar la comunidad a los 23 años y crear una vida nueva en Berlín con su hijo. Para saber más sobre ella puedes leer su autobiografía y ver el documental “Placer femenino”, donde se profundiza el tema del matrimonio forzado, los abusos y la lucha para tener una libertad sexual.

La situación vivida por las mujeres de esta comunidad es muy parecida a la de otras religiones aunque se les llame con nombres distintos. Siempre se trata de personas que quieren tener poder a consta de otras, que desafortunadamente muchas veces son mujeres. 

Inspiración viajera

vulnerabilidad al poder

De pequeña no me gustaba nada estar en casa y sentía un gran alivio cuando mis padres tenían planes de fin de semana que involucraban salir y volver tarde a casa. Me gustaba estar en compañía y me agobiaban los sitios pequeños y encerrados. En mi infancia tuve épocas de ansiedad que con el tiempo he ido olvidando, hasta que un episodio reciente me ha hecho conectar con mi vulnerabilidad y con estos recuerdos del pasado: mi viaje a la India.

Me fui a Bombay para un voluntariado de un mes y después habría viajado sola recorriendo el norte del país hasta llegar a Nepal y allí encontrarme con mi novio. Pedí a este viaje un cambio y que me mostrara mi poder, pero no pensé que hay que tener mucho cuidado con lo que se pide porque nunca se sabe de qué manera se manifiesta tu deseo. En mi caso fue como una ducha de agua fría. Entre deliciosas comidas (alguna que otra demasiado picante), olores a curry y a basura, personas encantadoras que nos abrieron las puertas de sus casas y experiencias que me encogieron el corazón, un mosquito se enamoró de mi (como me decían las mujeres indias) y decidió transmitirme el dengue, y al cabo de unos días de estar en el hospital, su amigo tifus decidió unirse a la fiesta. De repente me encontré en el silencio de una habitación blanca que olía a desinfectante con una señora desconocida, y empecé a tener toda clase de pensamientos ¿Qué es el dengue y cómo actúa? ¿Cómo serán aquí los hospitales? ¿Enserio estoy viviendo esto? ¿Por qué a mí? En ese momento cayeron todas mis certezas y por primera vez en mi vida me sentí completamente desnuda, sin máscaras que poder llevar ni papeles que poder interpretar. No tuve más remedio que abandonarme a esa situación, rendirme frente al presente y confiar en mi destino. Es curioso, porque en ese momento decidí confiar en mi instinto, del que muchas veces dudo o simplemente no escucho. Esa vez sabía con certeza que iba a ir todo bien y que la clave para superar ese momento era abandonarse frente a lo que estaba viviendo, tener los ánimos altos y pedir ayuda cuando la necesitara.

Y así me despertaba cada día muy temprano con la brisa del aire que corría de la ventana cerca de mi cama y agradecida por haberme despertado. Desayunaba con fatiga el té, el pan con mermelada y el huevo crudo, esperaba a que me dieran la ropa limpia y me lavaba como podía ya que tenía la vía en una mano. No podía ni lavarme los dientes con el cepillo porque tenía las encías tan sensibles que sangraban solo con tocarlas. Pasaba el tiempo durmiendo si estaba con fiebre muy alta o mirando el muro blanco del hospital cuando me sentía mejor, ya que no tenía las fuerzas para hacer mucho más. Comer era uno de mis momentos favoritos del día, no tanto por el hambre que no tenía sino porque me gustaba la presentación de la comida en platitos pequeños y averiguar el nombre de cada cosa y su sabor. Había chapati, verduras y dhal o sopas. El aspecto colorido y variado de la comida y su buen olor a veces escondía una sorpresa desagradable ya que muchas veces lo que ingería era picante, que no es exactamente lo que quieres si estás reventado del estómago. Lo más curioso es que las mujeres de la cocina me decían que la comida no era picante y nos pasabamos horas hablando con gestos y con un poco de inglés a ver quién tenía razón. Pero al final siempre encontraban una solución para mí y cada día me llevaban una doble ración de dhal de lentejas o la sopa de tomate porque sabían que me gustaba. Por las tardes me asomaba a la ventana de la habitación que daba al patio del hospital y miraba a la gente que solía ponerse allí a charlar y beber té. Me imaginaba las historias detrás de esos saris tan bonitos que llevaban las mujeres, las conversaciones de los hombres y la vida de esos niños inquietos que jugaban con lo que tenían. Y a ese momento de distracción se sumaba otro muy agradable que eran los atardeceres: me fascinaban los colores tan vivos que veía desde la ventana y me sentía viva a través de ellos, me sentía en unión con el cielo y con la naturaleza, percibiendo como la vida que veía enfrente mío también estaba dentro de mí. Así pasaron lo días, me despertaba mirando la pared blanca de la habitación, la pequeña puerta del baño y el reloj que estaba justo enfrente de mi cama y que a veces contribuía a que el tiempo pareciera no correr, y de la misma manera me iba a dormir.

Fue una estancia dura ya que mi situación no mejoró antes del sexto día, pero también hubo momentos de profundo agradecimiento. Me sentí agradecida por poder tener acceso a la sanidad en un país extranjero gracias a mi seguro médico, ya que muchas personas en la India no pueden permitirse ser ingresadas. También fui profundamente reconocida por el amor y la ayuda que recibí por parte de todo el mundo: las sonrisas de las enfermeras, las visitas de las mujeres de la cooperativa que no me dejaron sola ni un momento, me llevaban fruta y zumos de coco, me hacían reír y me hacían mucha compañía; la buena energía de mi compañera de habitación, una monja católica con la que tuve largas conversaciones cuando ya estaba mejor; el apoyo de Amin y la alegría y energía interminable de Mónica, payasa española que se mudó a Bombay para ayudar a las personas enfermas a través de la risa. En otro artículo compartiré algunas prácticas que me ayudaron mentalmente a sobrellevar esos días, pero gracias a las personas que cruzaron mi camino el viaje fue más llevadero. Al salir del hospital tuve que pasar 5 días encerrada en casa antes de poder viajar a Italia, ya que me aconsejaron que no continuara con el viaje, y esa fue seguramente la parte más difícil de toda experiencia ya que no vi a nadie en esos días y estuve encerrada en una casa ajena, al otro lado del mundo y sin tener contacto con nadie a parte del teléfono.

Esa experiencia me enseñó que no soy invencible, que muchas veces las cosas no van como planeas y que igualmente pueden llevarte a un gran aprendizaje, quizás a algo más profundo de lo que esperabas. Qué en mi vulnerabilidad también está mi poder y que tener todo bajo control no me hace más fuerte. Escribo estas palabras durante la cuarentena debido al coronavirus que mucho tiene que ver con lo que probé en aquellos días, y sobre todo me recuerda la importancia de no olvidar lo que he sentido, no olvidar que no soy inmortal, no soy invencible, no soy perfecta.

Madrid

Espacios de encuentro para mujeres en Madrid

¿Quieres compartir tiempo con otras mujeres en espacios de respeto y cuidado? Te gustaría explorar nuevos caminos y conocerte más a ti misma a través de cursos, talleres, libros que promuevan la igualdad efectiva entre hombres y mujeres y el empoderamiento femenino? Si este es tu caso o tu resuenan mis palabras, te invito a leer lo que he preparado en este post, en el que podrás encontrar algunos de los espacios madrileños donde se da voz a las mujeres, a sus necesidades y su crecimiento personal.

Espacios de igualdad 

Rostros de mujeres españolas dan nombre a estos espacios, una de las iniciativas más importantes de Madrid para promover la igualdad entre hombres y mujeres a través de sus distritos. Actualmente consta de 14 centros, aunque el propósito es llegar a tener  uno por distrito, con el objetivo de combatir la cultura de las desigualdades a través del feminismo y la sororidad. Las actividades se publican cada mes en internet a través de las páginas web de los espacios (cada uno tiene la suya), y se dividen en actividades regulares, talleres  y charlas sueltas. Para participar en las actividades regulares y talleres es necesaria cita previa y es recomendable llamar/escribir al centro lo antes posible porque las plazas son limitadas. A parte de las actividades, los espacios ofrecen asesoramiento laboral, psicológico y judicial, ciclos de cine, exposiciones y algunos espacios organizan rutas por la ciudad y actividades fuera del centro. Yo suelo ir al espacio de igualdad María Zambrano y siempre me siento acogida por las trabajadoras que imparten los talleres, su profesionalidad y pasión. Además puedes disfrutar del patio donde disfrutar con un libro cogido en la biblioteca, en una atmósfera  tranquila y rodeada de verdes plantitas, obra de las mujeres del taller de jardinería

Aquí puedes encontrar el listado completo de los espacios de igualdad

Espacio encuentro feminista

En la calle ribera de curtidores, en un edificio municipal al principio de la calle que no pasa inadvertido, se ha inaugurado en 2017 el espacio de encuentro feminista, un centro de encuentro dedicado a las mujeres, donde entidades y/o colectivos que trabajan en el ámbito del feminismo y la igualdad de género, pueden proponer actividades  y proyectos. La oferta propuesta incluye actividades regulares (talleres y cursos) y otras más puntuales como conferencias, encuentros, exposiciones y reuniones, siempre desde una perspectiva de género. Te aconsejo acercarte al centro para consultar las actividades del mes en la pizarra o preguntar al personal, siempre hay alguien en la entrada dispuesto a ayudarte y darte información. También es posible consultar la página web del Ayuntamiento de Madrid en la sección “Servicios sociales y salud”, yendo al apartado “actividades” del Espacio encuentro feminista

Dirección: Calle ribera de curtidores 2

La mala mujer

En este íntimo espacio de encuentro, se dan cita a diario personas que quieren compartir sus experiencias: la mala mujer representa un espacio mixto con cafetería, ludoteca y una biblioteca donde se realizan actividades que como definen ellas mismas “están principalmente dirigidas a los gustos, intereses e inquietudes de mujeres, bolleras y trans”. Si te fijas en los objetos en su interior, encontrarás sujetadores, bragas y chupetes colgados en el techo en el centro del espacio, homenaje a mujeres y niñas asesinadas por la violencia de género. En las etiquetas colgadas a la ropa, está escrito el nombre de la mujer asesinada, y en algunas se especifica la causa. Para mí, la mala mujer representa un espacio de reflexión y un lugar bonito donde reunirme con mis amigas y debatir alrededor del feminismo

Dirección: Calle del mesón de paredes, 76

Página web: https://lamalamujerfeminista.wordpress.com

Librería de mujeres

La librería de mujeres abrió su puertas en 1978 con una propuesta revolucionaria en su época: crear una librería específicamente dedicada al tema de la mujer, que fuera también espacio de encuentro y contacto entre mujeres. Para realizar esta idea se reunieron más de doscientas mujeres que aportaron veinte mil pesetas para la creación de una cooperativa que sostuviera el proyecto, que se convertirá en un lugar permanente de encuentro y creación para el feminismo español.  Después de ocho años, la cooperativa se disolvió y la librería quedó cerrada por una temporada, hasta que se formó un nuevo grupo de trabajo compuesto por Dolores Pérez, Elena Lasheras y Ana Domínguez, que ha dirigido la Librería los últimos doce años. El día de hoy esta librería sigue siendo un punto de referencia del feminismo, con charlas, encuentros y la pasión y atención especial de las personas que forman parte del proyecto. El día de hoy esta librería sigue siendo un punto de referencia del feminismo, con charlas, encuentros y la pasión y atención especial de las personas que forman parte del proyecto.

También te dejo un artículo que encontré del 1978 sobre la inauguración de la librería

Dirección: Calle de San Cristóbal, 17

Página web: http://www.libreriamujeres.com/

Mujer y compañía

A cinco minutos de la Librería Mujeres se encuentra otra librería especializada en feminismos y gestionada por cuatro mujeres que crearon esta asociación en 2012. Como expresan ellas mismas “a pesar de los siglos de violencia y de dominación masculina, atesoramos un fondo de textos donde, libro a libro, van reapareciendo siglos de resistencia y de creación femenina y feminista al mismo tiempo que se ilumina el presente”. Por esa razón creo que es tan importante apoyar estos proyectos, para que se den a conocer obras de mujeres que se han quedado y “se quedan” en la sombra y se difunda una cultura feminista, de cultura y de igualdad

Dirección: Calle de la Unión, 4

Página web: http://www.mujeresycialibreria.net/

Biblioteca de mujeres

La Biblioteca de Mujeres fue creada en 1985 por Marisa Mediavilla Herreros (bibliotecaria y documentalista) y sucesivamente se añadió la filóloga y escritora Lola Robles Moreno, sin contar las muchas otras colaboradoras que se incorporaron a lo largo del camino.  Su fondo consta de 30.000 volúmenes y su oferta está compuesta de ensayos y estudios feministas, obras literarias, revistas, colecciones especiales. Actualmente los fondos de la Biblioteca de Mujeres se ubican en el Museo del Traje. El proyecto forma parte de un ambicioso trabajo dentro de la lucha de la mujer en España y representa un valioso patrimonio cultural y una manera de visibilizar y testimoniar la labor y aportación de las mujeres a la sociedad. Actualmente es posible consultar la Biblioteca de Mujeres durante los horario de apertura del Museo del traje (Av. Juan de Herrera 2), enviando previamente un correo a la dirección bibliotecademujeres@inmujer.es, con la fecha aproximada de la consulta y los materiales que se desea consultar. También se pueden consultar los fondos bibliográficos online, disponibles en este enlace

Fundación Sexpol

Punto de referencia en el ámbito de la sexualidad, la fundación nació en 1984 como entidad sin ánimo de lucro, y centra su trabajo tanto en la Terapia Sexual y de Pareja como en la Formación en sexología con un enfoque de género. Ofrece actividades y charlas, muchas de ellas gratuitas, y dispone de un servicio de terapia sexual, de pareja y psicológica.

Dirección: Calle de Fuencarral, 18

Página web: http://www.sexpol.net/

Fundación Entredos

Espacio íntimo y acogedor para reunirse, tomar algo y disfrutar de la extensa programación mensual que propone la fundación: talleres, tertulias, círculos de mujeres, exposiciones artísticas, presentaciones de libros. Un espacio donde las mujeres pueden mimarse, debatir y sentirse como en casa

Si quieres saber más sobre los eventos en Madrid dedicados a mujeres y colectivos y proyectos feministas, te aconsejo echar un vistazo a la página web Feminagenda donde tienes un calendario de eventos mensuales, también tienen una cuenta instagram donde van diariamente van subiendo las actividades más importantes dedicadas a las mujeres.

Espero que hayas disfrutado de la lectura y te hayas animado a visitar estos espacios. Si tienes alguna pregunta estaré feliz de contestarte 🙂

Cuba

10 PROYECTOS ARTÍSTICOS DE LA HABANA QUE NO TE PUEDES PERDER


Quieres recorrer La Habana de manera diferente? Te gusta hacer recorridos temáticos cuando viajas y eres un apasionado de arte? Este artículo es para tí!

Antes de aterrizar en La Habana, me habían hablado de su vivacidad desde el punto de vista musical y la amplia oferta cultural que ofrece la ciudad, gracias a conciertos, cine, espectáculos de teatro..Pero el regalo más grande ha sido descubrir sus propuestas artísticas contemporáneas: me he quedado sorprendida con las ganas de los jóvenes de proponer sus trabajos, las ideas innovativas y sostenibles que nacen con los pocos recursos que hay, el sentido de comunidad que se percibe en todos los proyectos y el apoyo que hay entre los artistas y los habitantes. 

En este post sobre los 10 proyectos artísticos de La Habana he querido reunir algunas de las iniciativas que, según mi opinión, no te puedes perder: algunas de ellas son turísticas y hay otras que normalmente no aparecen en las guías de viaje, pero todas merecen la pena.

La mayoría de proyectos artísticos que he descubierto se encuentran en el casco históricos de la ciudad de La Habana. Para que te sea fácil organizarte, he hecho esta lista ordenada según en qué parte de la ciudad se encuentra cada cosa, y he añadido un mapa para que los localices más fácilmente. ¡Qué lo disfrutes!

La fábrica del arte 

La que en su día fue una antigua fábrica de aceite, es hoy uno de los referentes culturales más importantes de La Habana a nivel artístico, y se presenta como un proyecto autofinanciado cuyo objetivo es el de apoyar las creaciones de jóvenes artistas cubanos. En su interior te perderás entre exposiciones fotográficas, espectáculos teatrales y tertulias por un lado, y conciertos, baile y fiestas nocturnas por el otro. La fábrica del arte me ha recordado a centros culturales europeos como el Tacheles en Berlín, el Fart en Roma o la Tabacalera en Madrid. Será por eso que es tan aclamado por los turistas y se ha convertido en un lugar imprescindible para visitar. Lo bueno de su popularidad es que este proyecto se pueda dar a conocer, lo malo es que este lugar que está masificando y cada día se ven más caras extranjeras y menos locales.

Dirección: Calle 26, Esquina 11, Vedado

Página web: http://www.fac.cu/

El callejón de Hamel 

Resérvate una mañana para sumergirte en la cultura afrocubana a través de una explosión de colores, arte y música. En una calle de apenas 200 metros cerca del Malecón, se rinde homenaje a los orígenes africanos de la cultura cubana, a través de las obras del pintor y escultor cubano Salvador González Escalona, que con sus obras llena este espacio de componentes religiosos y culturales. Entrar en el callejón es adentrarse en una atmósfera mágica, conocer a deidades yorubas a través de los murales y entrar simbólicamente en sus santuarios, empaparse de una cultura misteriosa y fascinante . El mejor momento para ir es sin dudas el domingo al mediodía, cuando su calle toma vida al ritmo de congas, tambores y cajón, ofreciendo un espectáculo de música en directo tan contagioso y lleno de energía que no podrás quedarte quieto!

Dirección: Entre Calle Espada y Aramburu, Habana Centro

Aseré, una de las maneras más comunes de saludarse entre los cubanos

Centro de desarrollo de las artes visuales

Este espacio artístico, que se compone de dos plantas y un precioso patio interior, está dedicado a la promoción de las artes visuales contemporáneas en el territorio nacional. Aquí encontrarás exposiciones temporales de artistas ya afianzados o nuevos talentos que quieren experimentar nuevas técnicas y áreas de creación. El objetivo es el de difundir sus obras artísticas y dar a conocer el arte cubano en el exterior, gracias a colaboraciones con centros de arte internacional. 

Dirección: San Ignacio, 352 (entre Teniente Rey y Muralla), Habana Vieja

Clandestina design store

En el ámbito del diseño industrial cubano, una de las ramas de menor desarrollo del país, dos ambiciosas mujeres han dado vida a Clandestina, la primera marca de diseño independiente en Cuba. “Tienda, galería y laboratorio” así definen el espacio de Clandestina sus creadoras, Idania del Río y Leire Fernández: en su interior encontrarás un laboratorio de creación, un taller de producción y un espacio de comercialización. Su filosofía es adaptarse a los materiales disponible (desde ropa reciclada hasta cartón), que se convierte en uno de sus mayores desafíos cuando es difícil encontrar los materiales. Te invito a echar un vistazo a este proyecto de diseño y moda sostenible, liderado por mujeres!

Dirección: Villegas 403 entre Teniente Rey y Muralla, Habana Vieja

Página web: https://clandestina.co/

El Taller Experimental de Gráfica de La Habana

Este antiguo edificio, construdo el 30 julio de 1962, fue fundado por Orlando Suárez (muralista cubano) y José Venturelli (pintor chileno), con el objetivo de crear un taller litográfico y desarrollar proyectos artísticos utilizando dicha técnica. Al día de hoy, este espacio preserva la tradición de la litografía incorporando nuevos procedimientos, y además de impartir cursos, cuenta con un espacio expositivo para promocionar y comercializar los trabajos de maestros y alumnos que realizaron sus obras en el taller

Dirección: Callejón del Chorro, Habana Vieja (Cerca de la Plaza de la Catedral y de la Bodeguita del Medio, esta es una de las calles más pequeñas de la parte antigua de la Habana, midiendo sólo treinta metros)

Esto no es un café

A pocos pasos del Taller, encontrás otro homenaje al arte, pero esta vez a través de la comida. Se trata del proyecto de Mairelys Peraza Barroso, mujer cubana graduada en historia del arte, que decidió abrir un local dedicado al mundo de las artes plásticas contemporáneas. Su pequeño restaurante, que ofrece comida cubana y internacional, se inspira en obras de arte de artistas de todo el mundo. En su interior, hay un espacio dedicado a exposiciones temporales de artistas locales. El único requisito que se pide a los artistas es que las obras se mezclen con el lugar para que el público pueda interactuar con ellas y con el espacio de la galería. Aconsejo echar un vistazo al lugar y parar a tomar un café pero no puedo opinar sobre la comida porque prefería irme de la zona del centro para comer en sitios de comida local (para consejos sobre dónde comer, echa un vistazo a este artículo!) 

Dirección: Callejón del chorro, Habana Vieja

Taller  de serigrafía René Portocarrero

Este taller, que lleva el nombre de uno de los pintores más importantes del país, abrió sus puertas en 1984 y desde entonces se ha especializado en la impresión artesanal serigráfica sobre papel y textil. Al día de hoy representa un lugar de vanguarda del arte gráfico cubano y un espacio artístico que quiere visibilizar la labor y el talento de jóvenes artistas en el territorio nacional. En el taller podrás ver a los artistas crear sus obras en directo, y en su interior dispone de una tienda para la venta de serigrafías artísticas, carteles, ilustraciones y textiles impresos.

Dirección: Cuba No 513, entre Teniente Rey y Muralla, Habana Vieja

Página web: http://serigrafiacuba513.com/

El ojo del ciclón 

A primera vista, si vas despistado este taller podrá parecerte un apartamento, pero si profundizas la mirada podrás apreciar un curioso laboratorio de arte donde cohabitan extravagantes esculturas, pinturas de todo tipo y fotografías y bocetos de Cuba, provenientes del trabajo del artista Leo D’ Lázaro. Hijo del conocido escultur cubano de la vanguardia José Dellara, este artista ha hecho de su casa un espacio de dialogo sobre arte, un taller de creación y exposición de sus obras y porque no, una ocasión para reunirse algunas noches a la semana y aprender el baile del tango.

Dirección: O’Reilly 501, Habana Vieja

ArteCorte

Es un proyecto comunitario y un espacio para pequeños emprendedores, ideado por Gilberto Valladares, mejor conocido como “Papito”. Peluquero desde los 16 años, después de trabajar en varias barberías y peluquerías estatales, en 1999 Papito decidió montar su propio negocio en su casa en la calle Aguiar, en Santo Ángel. Gracias a su pasión, su creatividad y con el apertura del gobierno hacia el sector privado, Gilberto Valladares pudo involucrar a otros miembros de su comunidad en torno a un proyecto que denominó ArteCorte, donde se reunen barberos, peluqueros, modelos, artistas e historiadores que buscan preservar y difundir la historia de la peluquería en Cuba. Con este fin, se organizan exposiciones, espectáculos, festivales de arte y se celebra una serie de eventos.

Dirección: Calle Aguiar, Habana Vieja

Página web: https://artecorte.org

Aquí tienes un mapa con el recorrido de los lugares que se encuentran en la Habana Vieja, para que sea más fácil ubicarte

“La Gira por lo barrios” de Silvio Rodriguez

Desde 2010, el cantante cubano Silvio Rodríguez, uno de los referentes más importantes de la música cubana, ha dado vida a una gira en el territorio nacional con el fin de tocar en los barrios más pobres de Cuba de manera gratuita. Su propósito es el de acercar la cultura y  la música a la sociedad y a aquellos ciudadanos que tienen menos posibilidades para acudir a los conciertos. Yo tuve la gran suerte de asistir a uno de estos conciertos en una plaza de la Habana centro de pura casualidad, simplemente porque vi un escenario e pregunté a uno de los técnicos de sonido quien iba a tocar allí. A pocos días de mis cumpleaños, fue uno de los mejores regalos que este viaje podía hacerme. Fue un honor poder compartir con los aficionados de su música así como los que lo conocían por primera vez, disfrutar de la increíble voz de Silvio Rodríguez con una enorme bandera cubana detrás de él, mientras en el fondo grupos de familias cantaban asomados a los balcones de su casa, y los niños miraban el espectáculo con la boca abierta. 

Si como yo eres apasionada de la música de Silvio Rodriguez, echa un vistazo a las próximas fechas de su gira. En junio se celebró el concierto múmero 103 de la gira, ojalá puedas asistir a los próximos!

Una mujer asomada al balcón espera el comienzo del concierto

A parte de los proyectos en sí, que te pueden gustar o no, creo que lo más importantes es conocer la labor de estos artistas que a través del arte quieren mostrarnos su cultura, sus sueños y luchas, sus deseos de poder mejorar la vida de la comunidad con sus proyectos y hacer de Cuba un lugar mejor.

Cuba

VIAJAR SOLA Y DE MANERA RESPONSABLE EN CUBA

Te gustaría viajar sola a Cuba y sin organizar tu viaje con antelación? Has elegido el mejor lugar para viajar por libre y esta guía te va a venir genial para vivir tu experiencia sobre la marcha. Lo que más guardo en mi memoria no son los monumentos y los museos que he visitado, sino lo que he oído por la calle, las escenas de vida cotidiana que he visto y vivido, las conversaciones que he tenido con las personas y las auténticas aventuras que Cuba me ha regalado. Pensarás que esto pasa en cualquier viaje, pero ir a Cuba te permite romper los esquemas y sumergirte en una realidad que no has vivido nunca. Para explicar mejor lo que quiero decir es importante entender que en Cuba conviven dos mundos paralelos, el local y el de los turistas, y esto hace que no se parezca a ningún país que hayas visitado antes. Por un lado, si viajas como turista conocerás el encanto del centro de las ciudades, con fachadas recién pintadas y calles limpias, restaurantes con el menú del día con aspecto europeo, hoteles all inclusive y coches de colores para alquilar. Por el otro lado, si decides acercarte más a la vida local encontrarás otro tipo de encanto, el de los palacios y edificios decadentes, pasear por la calles y espiar las casas de las personas que dejan las puertas abiertas (porque siempre hay gente que entra y que sale), las fiestas que se montan de repente en la calle con un estéreo y la acera como pista de baile, los buses petados, la sanidad y la educación pública, la gente que te mira a los ojos y dedica tiempo a hablar contigo. Te invito a dejarte llevar por la experiencia y a vivir la Cuba de los cubanos, la que todavía no se ha contaminado por el turismo capitalista. 

Aquí te dejo algunos consejos de viaje si quieres moverte sola y quieres viajar de manera responsable.

ES SEGURO VIAJAR SOLA A CUBA?

Sin dudas es un lugar seguro para viajar sola. Puede que los primeros días si viajas sola te sientas más cómoda comiendo en restaurantes más refinados y yendo a bares más turísticos o viajando en buses para turistas.  Pero mi consejo es que te adentres poco a poco en la cultura local y verás que es una pasada. Aquí te dejo algunos consejos para ello:

  • llevate ropa cómoda y de algodón, ya que el clima puede ser bastante húmedo según la temporada. Mejor si es ropa vieja, por si durante el viaje quieres comprar algo y dejar algo en el camino, o por si la quieres donar
  • si utilizas la copa menstrual, llévate alcohol en gel para limpiarte las manos, junto a una botella de agua y unos clinex para lavar la copa. Si utilizas tampones y compresas te aconsejo llevarlas ya que la calidad allí va a ser peor (lo mismo vale para los preservativos)
  • Ten en cuenta que si vas sola por la calle, recibirás muchas miradas y “piropos” por parte de chicos que querrán conocerte: solo es cuestión de poner límites con asertividad si te sientes incómoda. No te cortes en decir NO si algo o alguien no te hacen sentir bien. Por lo contrario, siéntete libre de conocer a chicos si así te apetece. Recuerda, tu y solo tu decides
  • descárgate mapas en el movíl, visto que no tendrás conexión durante la mayoría de tu estancia
  • Sumérgete en la noche cubana a ritmo de son 
Disfrutando de un paseo sola en el Malecón

CÓMO VIAJAR DE MANERA RESPONSABLE

En países que basan gran parte de su economía en el turismo, como es el caso de Cuba, nuestras decisiones como turistas pueden afectar más de lo que pensamos. Es por eso que deberíamos viajar de forma consciente para fomentar la promoción y el desarrollo de las comunidades locales y apoyar los pequeños establecimientos, con el fin de disminuir el turismo de masas, la construcción de grandes instalaciones de turismo y ocio, y, en general, no basar nuestro viaje en los  valores típicamente consumistas (entre otras cosas). Aquí te dejo algunos consejos para vivir Cuba de manera responsable, local y más barata:

  • Dormir en casa de familias locales: Alojarse en una casa particular es la mejor ocasión para convivir con una familia cubana y ayudar a la economía local.  Hay una red muy estrecha entre las familias que alquilan sus habitaciones, por lo tanto al reservar la primera noche en una casa particular, la familia te dará el contacto de otras personas; el boca a boca es la mejor manera de tomar contactos, no solo para el alojamiento sino también para moverse de una ciudad a otra con coches compartidos. Es muy fácil encontrar casas autorizadas a hospedar a extranjeros, en cuanto poseen una imagen azul en algún lugar del frente de la casa, mientras que las casas autorizadas a hospedar solo cubanos tienen la misma imagen pero de color rojo. Las habitaciones se suelen pagar en CUC al llegar, y varían de 15 a 30 CUC por persona. Otras opciones de alojamiento son Airbnb, que ahora está funcionando bastante bien, y Booking por los hoteles. En couchsurfing no hay prácticamente ninguna opción para alojarse en cuanto en Cuba es ilegal hospedar a alguien en tu casa sin tener una licencia. Yo alojé en La Habana en el “Hostal Mirella para mochileros”, muy sencillo pero ideal si viajas sola y quieres conocer a gente joven. Mirella fue muy amable y me dió un listado de alojamientos en otras ciudades.
  • Comer en sitios locales: la gastronomía cubana no es de mis favoritas y en mi opinión no hay mucha variedad, pero es una comida sencilla a base de arroz, frijoles, plátano frito, pollo u otra carne, que te da energía y te mantiene en forma durante el viaje. Además, si te alejas de los restaurantes del centro y de los caros Menú del día al estilo europeo, podrás descubrir sitios más auténticos donde comen los cubanos y donde podrás pagar en CUP. Lo más bonito para mí era compartir la barra con otras personas (lo cual termina la mayoría de las veces en alguna conversación), o ver lo que la gente pedía y como se tomaba su hora de descanso para comer. Lo que siempre despertaba mi curiosidad era fijarme en la conformación y la decoración del lugar: nunca podía definir con exactitud si te trataba de una taberna o de la casa de alguien, a veces eran lugares muy sencillos de paredes blancas y otras había detalles muy personales.Por lo tanto, ¡siempre eran lugares singulares y absolutamente únicos!
Un chiringuito en La Habana vieja
  • Si es verdad que la comida no es nada del otro mundo, ¡los desayunos en las casas particulares suelen estar riquísimos! Zumos y café, fruta de todo tipo y sandwiches, eran mi motivación para levantarme y el carburante para empezar el día
  • Viajar con las dos monedas existentes: el CUC (peso convertible) y el CUP (peso local o peso cubano – vale 25 veces menos que un CUC). Viajar con las dos monedas te permitirá entender y controlar la equivalencia y poder elegir con qué moneda pagar. Muchas cosas, como el alojamiento, tendrás que pagarlas en CUCs, pero el transporte y la comida local tienen precios en CUPs, y será más fácil de gestionar aunque al principio podría resultar un poco lioso. En cualquier caso, puedes cambiar tu dinero en cadecas o casas de cambio oficiales
  • Aprovecha el viaje para desconectarte del móvil: para ser honesta, no te quedan muchas más opciones! La conexión es floja y los puntos de wi-fi público/plazas con wi-fi no son muchos. Para poderse conectar, es necesario comprar una tarjeta TECSA (cuestan 1,50 CUC la hora si los compras en los edificio TECSA o en algunos hoteles). Otra forma es conectarse directamente al llegar a la plaza, donde hay cubanos (fáciles de reconocer porque están sentados con el teléfono en la mano) que se encargan de conectarse internet al móvil, pero en este caso el precio asciende a 3 CUC a la hora
  • Ir en almendrón o máquinas en vez que los normales taxi o bicitaxi: además de ser más baratos, son auténticas experiencias donde gente distinta sube y baja del coche cuando quiere y da al taxista lo que él diga (no hay contador ni nada del estilo) 

Compartir un viaje en coche es toda una aventura!
  • Prepárate para hacer colas… y muy largas. Debido a la escasez de algunos productos y servicios, en horas punta probablemente tendrás que esperar en fila. Aprovecha para entablar conversación con alguien de allí o simplemente tomarlo como con tranquilidad, porque estás de vacaciones!
  •  Ir al ritmo de los cubanos: olvídate del plan de viaje que hiciste en tu casa y del listado detallado con todas las cosas que quieres hacer en tu día a día, acepta los ritmos más lentos y pausados de la cotidianeidad cubana y entrégate a ella!
Calma tu rutina y disfruta de un ritmo de vida más lento

Y sobre todo, relacionate con la gente local! Los cubanos están abiertos a cualquier conversación y entretienen con su espíritu alegre, su positividad y su picardía. Hay muchas cosas que aprenderás sobre su cultura y su vida cotidiana, y hay otras cosas que seguirán siendo un interrogante, pero forma parte de lo que fascina de Cuba: la vida es aparentemente muy sencilla pero no la acabarás de entender.